Oropesa del Mar

OROPESA DEL MAR Y LA COMPAÑIA DEL FC DEL NORTE
Una curiosa noticia me llegó coloquialmente, en una visita que realicé a la antigua destilería “Destilerías Hijos de José Carot”, ubicada en Oropesa del Mar, acompañado del enólogo Manuel Carot, con la finalidad de intentar preservar unas bombas hidráulicas y prensas de aquella destilería.
En la visita a la misma me informaron de la posibilidad de que la población de Oropesa, asumiera el nombre de Oropesa del Mar por una decisión administrativa de la compañía del Norte, encaminada a distinguirla de la estación de Oropesa, de Toledo.

Clipboard01

Vagón cuba , archivo CAF de Beasain

Destilerías Hijos de José Carot, elaboraba tradicionalmente uno de los mejores vinos “moscatel” de la zona, equiparables a los elaborados en Benicassím por la Orden Carmelitana, del Desierto de Las Palmas.
La destilería de los Carot en Oropesa, se ubicaba precisamente junto a la estación de la antigua compañía del Norte, donde el ajetreo de las caballerías que tiraban de las pesadas carretas llenas a rebosar de la magnífica uva moscatel, confería a aquel lugar un carácter vivo e industrioso en los meses veraniegos en que se producía la recolección de la uva.
La empresa Carot solicitaba habitualmente a otra destilería de alcoholes ubicada en Vilanova y La Geltrú, un vagón cuba de alcohol, con el que se
iniciaba la campaña de elaboración del vino moscatel.
Corría el año 1942, cuando solicitaron un nuevo vagón de alcohol a su proveedor habitual en Villanueva y La Geltrú. Dicho vagón se expediría desde aquella estación, situada en la línea de la antigua compañía del Tarragona a Barcelona y Francia, absorbida por MZA , donde formó parte
de la Red Catalana de MZA, nacionalizada por el Estado en 1941 al crearse la Renfe. El vagón de alcohol solicitado no llegó a su destino, por lo que la empresa Carot lo reclamó reiteradamente a la empresa expedidora; manifestando esta, que se expidió enviando copia compulsada del talón de expediciones. En cuyo caso se procedió a reclamar a Renfe que indagara su paradero. Siendo localizado al mes de la reclamación, en la estación de Oropesa de la Provincia de Toledo.
Clipboard01

Vagón Cuba Foudre particular de las bodegas Antonia Alabau, Castellón .
Fondo Juan Peris Torner

En aquel tiempo, aunque era Renfe la responsable del tráfico, desde la nacionalización de las compañías ferroviarias en 1941, su gestión aún estaba confiada a las antiguas compañías. En este caso se expedía desde la red catalana de MZA a un destino en manos de Norte, dentro de lo que sería en un futuro la 4ª Zona.
En cuyo caso el servicio de inspección de la compañía del Norte se comprometió con la empresa Carot que no volvería a producirse este equivoco en las expediciones; ordenando al Sr. Sanchis, su jefe de estación en Oropesa, que a partir de entonces, la de Oropesa, en lo que se refiere a expediciones y recepción de mercancía por ferrocarril, pasaría a denominarse “Oropesa del Mar”, en un intento de diferenciarla de las toledanas Oropesa y Calzada de Oropesa.

Clipboard01

 

Fachada principal de la estación de Oropesa del Mar , año 1984,
foto: Juan Peris Torner

Recordemos que la primitiva estación de ferrocarril de Oropesa (Castellón), según noticia del periódico La Alborada de 1º de enero de 1878, fue solicitada al Ministerio de Fomento, por el Ayuntamiento, asumiendo su corporación colaborar mediante una cantidad proporcionada, que estuviera dentro de sus posibilidades y sus recursos, para el establecimiento de tal mejora.
Curioso calificativo para esta población costera; con una nueva denominación de la que queda por comprobar, si el Consistorio adoptó o nó, el mismo calificativo que oficialmente, le confirió la compañía del Norte.
Juan Peris Torner
jpt@spanishrailway.com
http://www.spanishrailway.com

Clipboard01

 

Anden principal de la estación de Oropesa del Mar, año 1984
Foto : Juan Peris Torner

Nota: Se identificaba como vagones tipo Foudre, a los vehículos de transporte cerrados, que contenían una cuba de madera, protegida precisamente para evitar los robos habituales de mercancía, al practicar un orificio mediante un berbiquí, sellándolo con cera una vez sustraída una parte del caldo. Paralelamente el cerramiento protegía a la mercancía, evitando altas temperaturas que alteraran su estado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s